13ª Semana Verde #USALPorElClima

Actividad

La Universidad de Salamanca inaugura la decimotercera edición de la Semana Verde, dedicada al compromiso que las universidades deben asumir para contribuir al reto en la lucha contra el cambio climático. El cambio climático supone uno de los mayores desafíos que la humanidad debe afrontar en la actualidad. Un problema global de largo recorrido que necesita de soluciones multiescala, con objeto de reducir drásticamente nuestras emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarnos a los evidentes cambios que se están manifestando en el sistema climático. La Semana Verde es la actividad más relevante que la USAL desarrolla en el marco de la educación, la sensibilización y la participación ambiental.

En esta edición, y teniendo en cuenta las restricciones derivadas de la crisis sanitaria, las actividades se llevarán cabo en formato virtual. La programación está orientada al papel que las plantas pueden desempeñar en las estrategias contra el cambio climático, debido a su función vital como sumidero de carbono, así como a las iniciativas que lleva a cabo la universidad en los ámbitos de la educación, la investigación, la gobernanza y la transferencia de conocimiento.  A continuación especificamos el programa que tenemos preparado.

 

PROGRAMACIÓN

 

LUNES, 23 DE NOVIEMBRE:

Acto inaugural y charla online

Dentro de la programación, el lunes 23 tuvo lugar el acto inaugural presidido por Ricardo Rivero, rector de la Universidad de Salamanca, en la que le acompañó Celia Aramburu, vicerrectora de Estudiantes y Sostenibilidad. A continuación tuvo lugar la charla online titulada “El cambio climático y la batalla de la comunicación en la era del COVID” con Roberto Brasero periodista y presentador de “Tu tiempo” en Antena 3 y  José Luis Fuentecilla, periodista y presidente de la Junta Directiva de Alumni – USAL. Si no pudiste asistir, te dejamos a continuación el vídeo.

El compromiso de la Universidad de Salamanca 

La Universidad de Salamanca lleva trabajando decididamente durante la última década en varios ámbitos relacionados. Cuestiones como el ahorro y la eficiencia energética, la gestión de residuos, el consumo responsable o la movilidad sostenible, han supuesto los ejes prioritarios en la gestión dentro de su política ambiental. También se ha incidido enérgicamente en la educación, la sensibilización y la participación como elementos fundamentales para potenciar un cambio de conductas en pos de una sociedad más comprometida y concienciada. De igual modo, se han realizado muchos esfuerzos encaminados a promover alianzas a diferentes niveles y sectores, con el fin de establecer redes de trabajo multiactor para abordar los objetivos climáticos de manera más efectiva. Fruto de estos esfuerzos, desde la Universidad de Salamanca se han desarrollado numerosos proyectos e iniciativas bajo este paradigma, tales como el programa de ahorro y eficiencia energética impulsado desde el Campus de Excelencia Internacional “Studdi Salamantini”, o el plan de compra verde de energía eléctrica con garantía de origen renovable, que han conseguido reducir las emisiones de dióxido de carbono derivadas del consumo energético en más de un 40% desde el año 2015. Véase la gráfica a continuación.

Dentro del apartado de movilidad sostenible, destaca el Servicio de Préstamo de Bicicletas “USALaBICI”, el cual lleva activo desde el año 2005, o el Proyecto USALe, determinante para la puesta en marcha de la flota de furgonetas eléctricas de la USAL en el año 2012. También se han impulsado varias iniciativas relacionadas con la gestión de espacios de la Universidad, como el Bosque Conmemorativo de Árboles Singulares, el Laboratorio Vivo o el Jardín Vertical, que tratan de incrementar la calidad y funcionalidad de los espacios verdes de los campus universitarios.

El pasado 26 de septiembre de 2019, la Universidad de Salamanca procedió a la firma de la Declaración de Emergencia Climática, con objeto de establecer, no sólo un compromiso decidido en la lucha contra el cambio climático, también para asumir la hoja de ruta que debe marcar la planificación estratégica encaminada a alcanzar la sostenibilidad ambiental de nuestra Institución. Tras un año difícil, por la situación de pandemia por la COVID-19, se ha conseguido un avance más que satisfactorio. Sin embargo, quedan aún algunos retos importantes como la certificación de la huella de carbono o la definición de una estrategia de alto nivel de lucha contra el cambio climático, que faciliten el seguimiento y la transversalidad, y mejore la efectividad de las medidas que se están impulsando desde la Universidad.

Puedes ampliar toda este información aquí:


 

MARTES, 24 DE NOVIEMBRE: 

¡Celebramos los 150 años de nuestra secuoya!

Nuestra emblemática secuoya roja, uno de los símbolos más reconocibles de la Universidad de Salamanca, cumple 150 años. Donada en 1870 por Federico de Onís, procedente de la finca “La Carolina” de Cantalapiedra, ha custodiado hasta el día de hoy el patio del edificio histórico de la Institución. El miembro vivo más antiguo de la comunidad universitaria. Nuestra decana.

La secuoya roja (Sequoia sempervirens (D.Don) Endl.) es una conífera perennifolia originaria de la costa del Pacífico de Norteamérica, único representante del género Sequoia, perteneciente a la familia de las crupresáceas. Se trata de árboles muy longevos, que pueden superar los 1500 años y alcanzar más de 100 metros de altura.

Su tronco es recto y firme, con una corteza gruesa y de color entre pardo y rojo, con ramas horizontales ligeramente curvadas hacia abajo. Sus hojas, planas, pequeñas y de consistencia coriácea, se disponen en filas verticales y opuestas en forma espiga. Es una especie monoica. Es decir, presenta conos masculinos, amarillos y elipsoidales, y conos femeninos, de forma ovoide con escamas dispuestas en espiral, que dan lugar a pequeñas piñas de maduración anual, las cuales contienen las pequeñas semillas.

Estado de conservación.

Durante los últimos años, han sido realizados varios estudios, análisis e inspecciones orientados a conocer el estado de la Secuoya de la Universidad de Salamanca, como el realizado por el equipo liderado por el profesor José Sánchez del Área de Botánica (Departamento de Botánica y Fisiología Vegetal) en 2014 o, más recientemente, la serie de muestreos e inspecciones de artrópodos llevados a cabo desde el Área de Zoología (Departamento de Biología Animal, Parasitología, Ecología, Edafología y Química Agrícola), por un equipo encabezado por la profesora Laura Baños-Picón.

Mediante estos trabajos se concluye que la secuoya mantiene un notable vigor, con numerosos brotes vivaces a lo largo de todo el ejemplar, así como en equilibrio desde un punto de vista entomológico, con presencia de ejemplares pertenecientes a diferentes grupos tróficos: parasitoides, depredadores, herbívoros y descomponedores. En este sentido, las mayores amenazas detectadas son fruto de la limitación de espacio y las condiciones ambientales derivadas de su ubicación en el claustro, así como la suciedad y debilitamiento de algunas de sus partes debido a la presencia de numerosas palomas que nidifican en el árbol.

 


 

MIÉRCOLES, 25 DE NOVIEMBRE

El cambio climático en la educación y en la gobernanza

La educación es una herramienta que, a través de los conocimientos sobre las causas e impactos del calentamiento global, puede promover estrategias de mitigación y adaptación. El éxito de las políticas que se están diseñando para mitigar el cambio climático depende de la participación de los diferentes países y a todos los niveles de la población. Precisamente por eso, una información adecuada sobre los hechos y las posibles soluciones es fundamental.

Pequeños avances en diferentes frentes y un esfuerzo educativo para el uso eficiente de la energía son acciones que pueden aportar resultados significativos.
Como indican las Naciones Unidas, la educación es un recurso estratégico en la lucha contra el cambio climático. El artículo 6 del Convenio de cambio climático de la ONU (UNFCC) anima a los firmantes del tratado de París a promover, desarrollar e implementar programas públicos de educación, formación y concienciación acerca del cambio climático y sus efectos.

Hoy nos centramos en cómo se puede abordar el cambio climático desde la educación y desde la gestión ambiental. Camilo Ruiz, del Grupo de investigación EMCde la USAL y Mar Marcos, de la Oficina Verde de la USAL, nos lo cuentan en el siguiente vídeo.

 

 


 

JUEVES, 26 DE NOVIEMBRE

El cambio climático en la investigación y en la generación del conocimiento

Las plantas juegan un papel fundamental en cualquier estrategia de mitigación del cambio climático, debido a que constituyen uno de los sumideros naturales más importantes de dióxido de carbono. Mediante la fotosíntesis, las plantas absorben el CO2 atmosférico generando biomasa, que posteriormente sirve de base para la cadena trófica. Parte del carbono se almacena en los seres vivos, pero otra gran parte acaba fijada en el suelo y en los fondos marinos, gracias a la acción de los organismos descomponedores.

Desde el uso del suelo y la gestión del territorio, a la modernización y descarbonización del sector agroganadero, hasta la planificación, manejo y recuperación de las masas forestales, es necesario establecer políticas efectivas que potencien la promoción de ecosistemas diversos y resilientes a nivel global, capaces de proporcionar este importante servicio, prioritario para contener el cambio climático dentro del margen establecido por el Acuerdo de París.

Durante este día nos centramos en cómo la investigación es fundamental para la generación de conocimiento y para proporcionar soluciones a este gran reto social. En el siguiente vídeo Fernando Silla, del Grupo de investigación Grupo de Investigación de Ecología Aplicada: Restauración de Ecosistemas y Manejo de la Biodiversidad de la Universidad de Salamanca, nos explica cómo las plantas juegan un papel esencial en el balance del sistema climático de la Tierra.

 

 


 

VIERNES, 27 DE NOVIEMBRE

El cambio climático en la participación y en los movimientos sociales

Hoy abordamos este acuciante problema desde la participación ciudadana a través de diferentes iniciativas.

A continuación, Paula Reyes, miembro de Fridays For Future Salamanca, nos explica cómo poder luchar contra el cambio climático desde la acción.

Los vicerrectorados de Investigación y Transferencia y Estudiantes y Sostenibilidad convocaron en abril de 2020, el VIII Certamen de Fotografía Científica de la Universidad de Salamanca, coordinado por la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación. Se establecieron tres modalidades, entre ellas una sobre cambio climático que premiara al mejor trabajo relacionado con la problemática del cambio climático. A continuación, mostramos las imágenes presentadas en esta categoría con la descripción y significado de cada una de ellas.

La fotografía es una herramienta muy potente para representar la realidad y, en este caso, visibilizar los impactos socioeconómicos y ambientales del cambio climático.

Pincha en cada una de las fotos y podrás ver la información de los autores respecto a la obra presentada.

Con motivo de la finalización de la 13ª Semana Verde, os pedimos humildemente vuestra colaboración para cumplimentar la siguiente encuesta, destinada a conocer la percepción que la comunidad universitaria tiene sobre la problemática que supone el cambio climático, así como de las acciones que se están realizando para contribuir a la disminución de sus emisiones y potenciar la sostenibilidad ambiental en la Universidad de Salamanca. Sólo te llevará un par de minutos.
Toda la información recogida nos ayudará a detectar los puntos de mejora y a diseñar estrategias más efectivas, con objeto de incrementar nuestra contribución a los importantes retos globales que plantean los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030.

ACCESO A LA ENCUESTA